Una parada medioambiental en 9 de octubre

Texto: Charo Ruiz Gitrama / Fotos: Sandra Soler

Escondido entre montañas y cafetales, sierra adentro, y a una hora por camino de tierra desde San Ignacio, el caserío 9 de octubre esperaba la visita del cine. Una tierra muy alejada del influjo del asfalto y la electricidad, prácticamente aislada en la que viven tan solo 60 familias.

Hace pocos años la ONG Pro Santuario se instaló para sensibilizar sobre la conservación y el respeto del medio ambiente en la zona. Hoy, la ONG ya no está y sin embargo no solo sobreviven los lemas pintados en los muros de adobe que llaman a la preservación del entorno, sino que la comunidad se mantiene organizada y unida por la defensa de la riqueza natural. El parquecito principal, decorado con esculturas de animalitos de la zona, alberga también papeleras de reciclaje y en su centro, como un monumento custodiado, se alza un romerillo, planta en peligro de extinción de la que se extrae madera y que enriquece los suelos para la cosecha de otras semillas.  9 de Octubre se caracteriza por ser un pueblo limpio que no contamina. Así nos lo hicieron ver las autoridades de la comunidad cuando en tono ceremonial nos recibieron para darnos una cálida bienvenida y explicarnos el compromiso de 9 de octubre con el entorno y con la reforestación del romerillo.

Parte del equipo abrazados a un ejemplar de romerillo

La función de cine se realizó en la pequeña capilla del parque principal por temor a que inminentes gotas de lluvia sabotearan la proyección. Aún siendo en un espacio cubierto, el ambiente era acogedor y más de 180 miembros del caserío asistieron a la función. Padres de familia, madres y muchos niños ocupando las primeras bancas de la iglesia rieron y se sintieron muy identificados sobre todo con la proyección de dos películas de contenido medioambiental. Las aventuras de niños y animalitos de la selva de la cinta brasileña “Taina”2” robaron las risas más cómplices de todo el público, no importaba que los diálogos fueran en otra lengua, todo el entorno remitía a su propio imaginario de convivencia con la naturaleza más salvaje. Lo mismo pasó con la película documental “La travesía de Chumpi”, reconociendo el valor que los pobladores le dan a la tierra.

La guinda final la puso la película de 9 de octubre, las imágenes de la comunidad que previamente el equipo había registrado con el apoyo incondicional de los pobladores en la que unos y otros se vieron y se identificaron en pantalla grande.

 

“Más de 10 veces al año nos gustaría que proyectaran cine en la comunidad”, exclamó de forma entusiasta uno de los asistentes. Ha pasado un año y medio desde la última visita de Nómadas a 9 de octubre; ahora repite y afortunadamente vuelve a encontrar  la misma cálida acogida y el mismo compromiso, un modelo ejemplar de comunidad autogestionada.

~ por Nómadas en febrero 13, 2011.

Una respuesta to “Una parada medioambiental en 9 de octubre”

  1. Pobre romerillo. Espero que no se entere la otra ONG.
    De cualquier forma, vosotros, los anteriores y los anteriores a vosotros, tenéis mucho valor y sobre todo ganas de dar.
    Os deseo suerte y éxito. mucho ánimo con las duras jornadas.
    Besitos para todos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: